October 11, 2019

Please reload

Posts recientes

UN ROSTRO, UN CORTE PARA TRIUNFAR. TIPOLOGÍA DEL ROSTRO II: CARAS CUADRADAS.

October 24, 2016

1/3
Please reload

Posts destacados

Lo estás haciendo mal ¡y quizás no lo sepas! 10 rutinas de cabello que puedes mejorar de inmediato.

 

 

“El pelo crece” es la típica frase que nos decimos cuando nos teñimos el pelo o nos hacemos un corte más dramático. Pero, a veces, el cabello no crece de la forma en que nos gustaría, y sin importar cuántas máscaras hidratantes nos echemos, sigue viéndose súper dañado. Esto hace que nos preguntemos, qué le pasa a mi cabello, qué puedo hacer para sanarlo. La mayoría de las veces, sólo hace falta que revisemos nuestra rutina y encontraremos varios hábitos con los que podemos estar dañando nuestro pelo sin saberlo. Os dejamos los 10 errores más comunes que cometemos sin darnos cuenta y están dañando nuestro cabello desde dentro hacia fuera.

 

 

 

1. Ser impaciente con el pelo mojado.

Entendemos que no quieras secarte el cabello sin desenredarlo antes, pero cuando esta mojado, el pobre se encuentra en alerta roja, pues el agua debilita la estabilidad de sus enlaces internos. ¿Cómo evitar y reducir las rupturas provocadas por el manejo del cabello en su estado más frágil? Cepilla y desenreda antes del lavado, y si usas acondicionador, aprovecha ese momento para peinar con cuidado y con un cepillo de púas separadas. Aplica el protector termal de manera previa a desenredar, y siempre con gestos suaves, sin prisas ni tirones.

 

2. Saltarte cortes.

Si te estás dejando crecer el pelo, tu primer instinto va a ser, obviamente, dejártelo crecer (sin cortarlo). Obviamente, no cortarlo significa quedarte atascada con puntas dañadas y florecidas. En promedio, el cabello crece 1,3 cms al mes, los que es 15,6 cms al año. “Todo lo que se necesita es un corte de 0,7 cms cada 8 semanas para mejorar tu cabello. Seguro, será una diferencia de 3 centímetros en el largo después de un año, pero es mejor tener un pelo saludable, de todas formas.

 

3. Hot, hot, hot! Secadores ardientes

¿Le das al botón de máximo calor del secador en cuanto lo enciendes? Mal. Dale lo más duro que puedas al chorro de aire, pero mantén la temperatura a un nivel medio: es más que suficiente para retirar la humedad. Solo cuando el cabello esté ya prácticamente seco, puedes ponerlo a temperatura máxima para dar la forma deseada.

 

4. Lavados demasiado frecuentes o muy escasos

Sí, la clave del bienestar es el equilibrio, el cuero cabelludo es un ejemplo perfecto. Cuando se lava con frecuencia excesiva se irrita y aparecen picores y descamación. Si, en cambio, se dejan pasar demasiados días entre champú y champú, la grasa ahoga el folículo piloso e impide una correcta oxigenación del bulbo piloso.

 

5. Un exceso de champú

En ocasiones, un "mucho" de algo bueno es demasiado...Hace falta poca cantidad de champú para limpiar bien el cabello: alrededor de una moneda de dos euros para una melena. Si estuviera muy sucio es mejor lavar dos veces seguidas que abusar de la cantidad de producto.

 

6. Agua y calor, una pésima combinación

¿Te pasas la plancha cuando el pelo está aún mojado? ¿Le das un toque de tenacilla a pesar de que está húmedo? ¡No lo hagas, por favor! Cuando aplicas una herramienta de calor sobre un cabello que aún tiene agua en su interior, puedes provocar que esa agua llegue literalmente a hervir dentro de la fibra y provoquen burbujas que quiebren el pelo desde dentro. Rizadores y stylers se han de usar solo sobre cabello perfecto, total y rigurosamente seco.

 

 

 

7. Saltarte el acondicionador

Aunque desde tiempos remotos se ha desaconsejado su uso porque es posible causa de caspa, lo cierto es que solo puede darte caspa si olvidas lavarte con suficiente agua el cabello. Por lo contrario, usar acondicionador le dará a tu pelo suavidad y brillo. ¡Un truco! Mientras realizas alguna actividad deportiva o simplemente estés en casa, aplica la mascarilla o acondicionador recogiéndolo con una pinza, esto hará que penetre en la fibra capilar, no te quitará nada de tiempo y tu cabello se verá perfecto y brillante.

 

8. Champú seco, ¿está de más?

Lo adoras. Y cada día lo usas más. El champú seco limpia y aporta volumen y textura, imprescindibles para muchos peinados. Pero esta joya cosmética no se debe usar mas de una vez por semana para evitar ahogar el cuero cabelludo, puesto que se acumula en la superficie, asfixiando el folículo piloto. Espacia su uso y utiliza el champú exfolia te de forma regular para hacer "peelings" que retiren y eliminen sus restos.

 

9. En su justa medida

Acondicionador en la raíz o espuma de volumen en las puntas...¡Ese no es su lugar, cambia el rumbo! Cada producto tiene su zona de aplicación específica e idónea. Como regla base, se puede resumir en que los productos hidratantes, protectores y nutritivos (es decir aceites, serums y protectores termales) van de medios a puntas, mientras que voluminizadores o texturizantes se han de concentrar en la raíz.

10. ¿Tirante? No, gracias

Coletas de efecto lifting y trenzas de raíz demasiado tirantes, son recogidos que pueden quedar muy bonitos, pero que se deben practicar únicamente de forma ocasional. El tirón ejercido sobre el folículo piloso lo daña, y dado que cada folículo genera un número programado de cabellos a lo largo de nuestra vida, todo aquello que acelere la caída del pelo y además desencadene procesos inflamatorios en el mismo, acorta su ciclo vital e incluso puede provocar calvas localizadas.

 

Please reload

Siguenos
Please reload

Buscar por tags